Compartir
13 de junio de 2018

‘La Pena Máxima’ más que fútbol, una pasión

Esta película de Dago García ha logrado convertirse en todo un icono de la cultura colombiana que refleja al auténtico hincha de la selección.

La Pena Máxima es una película escrita por Dago García y Luis Felipe Salamanca, bajo la dirección de Jorge Echeverry en la cual se hace una sátira sobre los alcances que pueden tener algunos de los hinchas más entregados a la pasión del futbol para demostrar la fe que le tienen a su equipo, que en este caso es la Selección Colombia.

La comedia es protagonizada por Enrique Carriazo, Robinson Díaz, Fernando Arévalo, Sandra Reyes, Álvaro Bayona, Gustavo Angarita, Ana María Arango, Henry Castillo, Aura Helena Prada, Fernando Solórzano, John Alex Toro, Diego Vélez, Iván Rodríguez, Julio Sastoque, Luis Fernando Múnera, Consuelo Moure y Alicia de Rojas.

En el filme se narra la historia de Mariano, interpretado por Carriazo, quien aún vive en la casa de su familia en compañía de su esposa, interpretada por Sandra Reyes. Luz Dary es una mujer trabajadora y entregada a su relación, ella espera conformar un verdadero hogar con su pareja.

La historia de Mariano se desarrolla en compañía de Saúl, interpretado por Robinson Díaz, quien es un joven desempleado y que aún está en búsqueda de su camino en la vida, para él su hermano mayor es una clase de héroe, lo admira y lo sigue en todas sus ocurrencias.

Mariano refleja algunas de las problemáticas más comunes que se desarrollan en torno al fanatismo del fútbol como lo son las apuestas, las disputas e incluso la violencia. Es el claro ejemplo de las consecuencias que se pueden desarrollar al dejar que la pasión por un equipo gobierne por completo la vida del hincha.

Por su puesto, la comedia viene cargada con ademanes muy colombianos, es lo que la hace tan atractiva para el público. En ella se refleja cómo los partidos de la selección, en un contexto mundialista, son capaces de cambiar todas las dinámicas sociales de un país como Colombia.

La película fue estrenada en el 2001, año en el que la Copa América se realizaba en el país y en la cual la selección salió victoriosa. El filme salió en carteleras a poco menos de un mes de que iniciara el campeonato de fútbol. La coyuntura del momento le dio a esta pieza la oportunidad de acumular una asistencia de alrededor de 500 mil personas, según reporta Cine Colombia.

Todos estos factores, tanto de coyuntura como de guion, han convertido a esta producción de Dago García en colaboración con Canal Caracol en una de las películas más emblemáticas del cine colombiano y en una historia que a 17 años de su estreno sigue siendo vigente, divertida y muy recordada en la industria del séptimo arte en el país.

Relacionados